Es uno de los imprescindibles antes de que el bebé nazca. Para sacarle del hospital, para bajarle a casa (sobre todo si te mueves en coche), para pasearle cada día… La silla de paseo es una de las adquisiciones en las que más hay que pensar, y seguramente de las que más vayas a usar. Por eso hay varias pautas que tienes que tener en cuenta antes de decidirte por una u otra.

Factores a tener en cuenta

Generalmente tomamos esta decisión por la apariencia, por las modas o por el precio. Pero hay otros factores más importantes a los que muchas veces no les prestamos tanta importancia.

La seguridad

Este es el factor determinante. Es importante que tu bebé no pueda pillarse los dedos en ninguna parte, o que los frenos sean seguros, por ejemplo.

El arnés que sujeta al bebé también hay que tenerlo en cuenta. Debe ser robusto pero a la vez protegido para que no le haga daño. Y si tiene el cierre tapado, mejor. Al principio no le damos importancia, pero los bebés más avispados aprenden a soltarse antes de que te des cuenta.

La comodidad

Tu bebé va a pasar mucho tiempo en ella, mejor que sea cómoda. Yo he visto alguna en la que el bebé iba prácticamente de pie, sólo sujeto por el arnés. Que el asiento se recline casi completamente también es importante.

Composición

Yo siempre he pensado que lo mejor es un trío: Que tenga capazo, grupo 0 y silla. El capazo suele ser lo mejor para cuando el bebé aún duerme la mayor parte del tiempo. Hasta los 4 meses aproximadamente, como mejor están suele ser tumbados. Además, existen modelos que tienen la opción de levantar un poco la parte delantera.

El grupo 0, el conocido como maxi cosi, es el que tienes que llevar para el coche, hasta los 9 meses aprox. Los hay con anclaje propio y los que se adaptan al Isofix. Por si aún no sabes qué es, te cuento que el Isofix es un sistema de sujeción para sillas de bebé, en el que mediante unos anclajes estándares, permite que las sillas de coche de bebés se monten y desmonten con mayor facilidad y seguridad. Yo reconozco que no lo he usado nunca.

Hay modelos convertibles: Son capazos que se convierten en grupo 0. Yo probé uno y no me terminó de convencer, pero reconozco que para alguien con falta de espacio en casa es una buena opción.

Y por último la silla. Cuando el bebé ya es consciente de todo lo que le rodea, se fija en las cosas e incluso interactúa, es hora de pasarlo a la silla. Es donde más contento va a ir. Yo pasé a mi niña del grupo 0 a la silla a los 8 meses, al pequeño en cambio a los 10. No hay un momento exacto, depende de muchos factores.

Mi pequeño era muy pequeño y me daba la sensación de que estaba más cómodo en el grupo 0. Lo bueno de estos tríos es que las tres cosas se pueden poner en ambas direcciones.

Por mi experiencia te puedo contar que es muy útil que todo encaje en la misma estructura. Los bebés suelen quedarse dormidos muy fácilmente en el coche, y si vas en trayectos cortos te tocará despertarlo para moverlo del maxi cosi al capazo, por ponerte un ejemplo.

También hay estructuras que son muy versátiles. Se pueden adaptar dos sillas, dos capazos, una silla y un capazo, un capazo… Para gemelares o un segundo peque es un invento.

Dimensiones

Otro factor importante es la dimensión. Si tienes ascensor tienes que pensar en que no todos los modelos pueden entrar. Yo he ido a sitios en los que hemos tenido que cargar con el carrito, o incluso dejarlo en el coche porque no entraba en el ascensor. Claro que tambiñen tienes que contar con las dimensiones una vez plegada. La estructura suele ir por un lado y el apazo, silla o lo que necesites va por otro. Si tienes un coche pequeño, debes saber si te entra todo sin problemas.

El peso

Si te mueves más a pie que en coche, por ejemplo, hay sillas que pesan mucho más que otras. Es importante tenerlo en cuenta cuando tienes que subir y bajar del autobús, por ejemplo. O si tienes que subirla y bajarla a pulso desde casa todos los días.

La manejabilidad

Un manillar con una barra es mucho más manejable que un manillar con dos agarres, sobre todo con una mano. Además siempre puedes ponerle accesorios como el portaparaguas, guantes, cinta antideslizamientos…

Otros

Para mí es muy importante que sea reversible. Que el bebé te vaya viendo puede tranquilizarle. Además, cuando ya puede comer sol@, es mucho mejor que vayas viéndole, por si acaso se atraganta.

El cesto es algo por lo que no cambiaría mi elección, pero si es grande, mucho mejor. Hay algunos en lo que sólo te entra la burbuja de la lluvia, y hay otros que puedes llevar de todo y más.

Que el manillar sea ajustable en altura puede resultar útil. Mi marido es más alto que yo y agradecimos mucho ese detalle. Con un simple botón regulábamos la altura del manillar.

La limpieza no es prioritaria pero sí importante. Generalmente se suelen poner sacos, sobre todo en invierno, por lo que yo no le doy mucha importancia, pero sí que me ha tocado desmontar del todo la silla para meterla en la lavadora. Hay modelos que no tienen esa facilidad de desmontaje.

Algo en lo que no se suele pensar es el plegado. Parece una tontería, pero cuanto más fácil sea, mejor. Nunca sabes las veces que tienes que abrir y cerrar la silla, meterla en el coche… Si tiene un sistema difícil va a ser más complicado, y ya no sólo para ti, sino para tus familiares, amig@s, niñer@s… Yo ya he visto más de un abuel@ tratando de cerrar la silla tras dejar al peque en la guarde.

Que no se pueda plegar accidentalmente es primordial. Muchos modelos tienes más de un punto de apertura/cierre. Hay otros que tienen pestillos en los propios cierres para que esto no pase, pero asegúrate de ponerlos en la posición correcta para evitar dichos accidentes.

La barra de seguridad para el bebé es algo que puede resultar útil por dos motivos. Al principio es donde se suelen poner los juguetes enganchados para que el peque tenga entretenimiento, y para que cuando sea un poquito más mayor puede asomarse, impulsarse y erguirse. Lo ideal sería que se pueda poner y quitar según la necesidad de cada momento.

Pero sin duda, el factor que más puede hacerte tomar una u otra decisión será el precio. Hay incluso marcas blancas de algunas conocidas, como puede ser el caso de Jané y su hermana Nurse. No es fácil la elección, pero si te tomas tu tiempo para estudiar tus necesidades y las opciones que te ofrece el mercado, será más fácil que la silla que decidas sea duradera. Si no, es posible que tengas que cambiarla antes de tiempo. También te lo digo por experiencia.

En BBlandia también puedes consultar los diferentes modelos y marcas existentes en el mercado.

Categorías: BebésEmbarazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies