En plena ola de calor, los más pequeños también sufren. Si le estás amamantando, notarás que come más de lo normal. Es porque tienen sed, y el pecho les sirve también para hidratarse.

Cuando son un poco más mayores, en torno a los 6-9 meses pueden empezar a beber solitos, pero muchas veces no les dejamos por miedo a que se atraganten o se empapen con el líquido en cuestión.

Para ello existen los vasos 360. ¿Has oído hablar de ellos? Evitan que se les derrame el líquido que llevan dentro, de manera que ellos se pueden ir hidratando a la vez que aprenden y juegan. Funciona por succión, lo que significa que si no absorben el líquido no sale.

A diferencia del biberón, pueden beber de cualquier parte del vaso, lo que les da mucha más autonomía.

Son 100% desmontables y lavables. Además fáciles de montar y desmontar.

Los más utilizados suelen ser de plástico, pero también los hay de acero inoxidable.

En definitiva, ahora que empieza el calor, no hay nada como un buen zumo fresquito y refrescante. No prives a tu peque de ello y prueba a darle más autonomía con esos vasos 360.

Categorías: BebésNiñ@s

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies