El mal tiempo ya ha llegado. Y es en momentos así, con viento, lluvia, granizo, etc. cuando realmente valoras esos “extras” de la silla de paseo. Sobre todo los extras en seguridad, como la correa de la muñeca.

Es otro de los descubrimientos que tuve con el segundo hijo. Una correa que se ajusta al manillar de la silla, y se sujeta con la muñeca por el otro extremo.

¿Para qué sirve?

Como objeto de seguridad, es de los más sencillos, y baratos, ronda los 10€. Pero puede sacarte de más de un apuro. ¿Cuántas veces has tropezado en la calle? ¿Cuántas veces te has resbalado o patinado porque estaba lloviendo? Ahora imagina eso mientras paseas a tu peque…

Esta sencilla correa hace que aunque se te suelte la mano de la silla por un resbalón o cualquier otro accidente, la silla no salga despedida cuesta abajo o hacia una carretera…

Son peligros que yo nunca había tenido en cuenta, pero ahora que lo conozco procuro evitar. Muchas veces lo uso incluso con la mayor cuando vamos a sitios con mucha gente. Para que no se me despiste, yo llevo la silla y ella lleva en la muñeca el otro extremo.

Muy recomendable, sin duda, antes que cualquier otro extra para la silla. Hay modelos de silla que incluso ya la traen de serie. Eso sí, yo personalmente recomiendo una correa que se sujete a la silla sin velcros ni cierres que puedan fallar con el paso del tiempo. Mejor una argolla o similar por la que pasar la correa, y que con el simple peso de la silla se apriete sin peligro de que se suelte.

Categorías: BebésNiñ@s

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies