En la semana 12 de mi segundo embarazo me dieron los resultados de la triple screening. Para mi sorpresa, me dieron un 1/1 de probabilidades de que mi bebé viniera con una enfermedad o malformación. Me hicieron la ecografía pero no se vio nada raro. Fueron momentos muy duros porque el resultado era tan rotundo que nos planteamos interrumpir el embarazo. Yo sabía que existía la amniocentesis para detectar malformaciones, pero me dijo la ginecóloga que no se recomienda antes de la semana 16. Antes de tomar una decisión precipitada, nos habló de la biopsia corial, que toman una muestra de la placenta y es bastante exacta y fiable. Me la hicieron la semana 14 y tras unos días interminables finalmente descartaron todas las anomalías cromosómicas y enfermedades como la espina bífida o síndrome de down. A pesar de todo seguía habiendo mucho riesgo de alguna malformación. Mi pareja y yo decidimos seguir adelante con el embarazo. Las ecografías, generalmente de 3 dimensiones, eran mensuales para ver si conseguían ver alguna malformación en el feto, pero no se veía nada anómalo, hasta la última ecografia. A los 8 meses de embarazo me dijeron que se detectaba una leve malformación en el labio. Parece que el bebé había heredado el labio leporino de su padre. Tras el parto se comprobó que, efectivamente, el niño tenía una pequeña fisura en el labio. Afortunadamente decidimos seguir adelante con el embarazo, y contra todo pronóstico, mi niño está sano y lleva una vida totalmente normal.

– Magda R –

“En una ecografía que me hicieron en la semana 37 me dijeron que mi bebé no había crecido lo suficiente. Había latido, y aparentemente el niño estaba bien, pero por si acaso me dieron cita para otra ecografía una semana después. En esta última casi no había variado el peso del bebé. Me recomendaron ir al hospital para provocarme el parto. Hay unos 300 gramos de margen de error pero eso no me lo dijeron. En teoría mi bebé pesaba 2700 en la semana 37 y 2720 en la semana 38. Al final me provocaron el parto y cuando mi bebé nació pesó 3050.”

– Miriam –

Yo supe lo que es el meconio porque fue lo que hizo mi niña cuando me la pusieron encima. Por si alguien no lo sabe, el meconio es la primera caca del bebé. Fue un momento muy bonito pese a lo que pueda parecer.

– Andrea –

Hace poco leí en este mismo blog que los bebés se caen. Yo no lo había pensado nunca, pero a los 3 meses mi bebé se cayó del cambiador. Lo solté un momento para coger la cremita del armario y solo pude ponerle la mano debajo. Afortunadamente la puse en la cabeza y frené un poco el golpe, pero nunca más lo he vuelto a soltar. Lo cuento para evitar que os pase a vosotras.

– Beatriz –

A mi también me provocaron el parto en la semana 38. En mi caso el Propess fue suficiente y tras 6 horas monitorizada me pasaron al paritorio. En lo demás, se parece mucho a tu caso: Dilatada de 4 cm me rompieron la bolsa y poco después me pusieron la oxitocina. En poco más de una hora estaba gritando porque tampoco me pudieron poner la epidural.

– María –

Tú también puedes dejar tu testimonio:

  • Es para ponernos en contacto. Tu e-mail no aparecerá en tu experiencia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies