Tu cuerpo se está recuperando de una de las experiencias físicas más traumáticas de tu vida. Incluso si tuviste un parto perfecto, tu cuerpo seguirá lidiando con el hecho de que sacó algo del tamaño de una sandía, por algo del tamaño de un limón. Esto coincide con otros eventos inoportunos, como la falta de sueño, la locura hormonal, el dolor físico, el estrés y la ansiedad de cuidar a un pequeño completamente indefenso. Lo superarás, pero debes estar preparada emocionalmente.

Tu cuerpo ha tenido días mejores. Para empezar, estás en plena cuarentena, lo que significa que tu cuerpo va a estar unos 40 días volviendo a la normalidad. Y sangrarás bastante, sobre todo al principio. No siempre son 40 días sangrando, pero hazte a la idea, por si acaso. En mi caso, ambas cuarentenas duraron todo y más!

En el hospital te habrán dado compresas gigantes, que las primeras 24-48 horas tienes que usar hasta dobles! Por no hablar de las braguitas desechables, que aunque no sean muy eróticas querrás usarlas, créeme… La buena noticia es que en poco más de una semana los puntos empiezan a caerse y la sangre se reduce hasta que recuperes tu período, que es de esperar que no vuelva durante muchos meses.

Parto vaginal

Los puntos, si es que te han dado, tienen riesgo de infección, por lo que hay que tener especial cuidado. No hace falta una carrera de enfermería, basta con mantenerlos limpios y secos. Yo los limpiaba con una botella de plástico pequeña con pitorro tipo biberón. Echaba agua templada con una pizca de sal y aplicaba a chorro. Probé a limpiarlos con secador pero me funcionaba mejor con papel de cocina, que es más grueso que el papel higiénico, y siempre a golpecitos. Un par de veces al día para mi era suficiente.

Muchas mujeres obtienen hemorroides como resultado de empujar. La gravedad de las hemorroides suele relacionarse con el tiempo y esfuerzo en el expulsivo. Alrededor de la mitad de las mamás sufren hemorroides, pero tienden a desaparecer por sí solas en un par de semanas. Aquí es donde el Donut es útil. También puede serlo tomar laxantes o similares para que no empeore el problema.

En el proceso de nacimiento se usan todos los músculos del suelo pélvico. La mayoría de las mujeres experimenta un período de incontinencia después del parto, especialmente en la primera semana. Amamantar a tu bebé es un buen momento para hacer los ejercicios de Kegel (seguro que en las clases te han hablado mucho de Kegel). Ayudan a recuperar esos músculos, aunque, lamentablemente, algunas mujeres experimentan incontinencia a largo plazo como resultado del parto.

Cesárea

Si tuviste cesárea, la recuperación puede ser un poco más lenta, entre 6 y 8 semanas tras el parto, debido a que es una cirugía mayor.

Durante los 3-4 primeros días, que estarás en el hospital, caminar será una tarea difícil y necesitarás ayuda. Pero hazlo, porque es importante para tu recuperación. Es posible que necesites ayuda también para ducharte. De hecho, es bastante difícil hacer muchas cosas durante los primeros días. Tómatelo con calma.

La incisión será dolorosa al principio. También se ve horrible, pero mejorará muy pronto. Los médicos controlarán la herida al principio y puede que retiren los puntos antes de darte el alta. O si cicatriza más lento por alguna razón (diabetes, sobrepeso…), pueden optar por hacerlo más tarde. Es importante que orines con frecuencia para evitar presión innecesaria.

En casa también vas a necesitar mucha ayuda. No está de más pedir a tu madre, hermana, o alguien de confianza que te eche una mano extra. No olvides que has pasado por una intervención, y tus movimientos son limitados, además el papá estará muy ocupado en su nuevo trabajo.

En cuanto a la herida, límpiala con agua jabonosa (o en la ducha) y sécala bien, eso sí, sin frotar, con cuidado y a golpecitos. No te preocupes por la cicatriz, es muy baja y no se verá con tu ropa interior. Después de un tiempo, además, se desvanece muy bien.

No puedes tener mucha presión en tu abdomen, así que deberás seguir llevando ropa de embarazada u holgada un poco más. Al principio puedes tener problemas con las escaleras, y no debes levantar nada más pesado que tu bebé. No conduzcas durante unas dos semanas. Y sobre todo, tómalo con calma y disfruta todo lo que puedas.

Siguiente: Recién nacido

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies