Cabeza

Durante los primeros meses la cabecita del bebé necesita apoyo. En el cuello apenas tiene fuerza, y hay que sostenerla en todo momento con suavidad y a la vez con firmeza, Procurando no hacer movimientos bruscos, ya que podemos causar daños graves.

La costra láctea

Como su nombre indica, es la costra que les sale a los lactantes. No tiene nada que ver con que tome leche materna. Es un problema meramente estético, una dermatitis seborreica inofensiva que tal como viene, se va. En caso de querer quitarla, se recomienda aplicar en la cabeza aceite de oliva o vaselina. Lo ideal es aplicarlo media hora antes del baño, con un masaje suave para reblandecer la costra(la fontanela está abierta y hay que tener cuidado). Pásale una esponja o un peine de punta redondeada y verás como poco a poco va cayendo.

Los ojos, las orejas y la nariz

Al principio los conductos lagrimales pueden no funcionar bien y no limpiar el ojo como debieran, por lo que puede ser habitual que tu bebé tenga legañas. Limpia su ojo con una gasa empapada en un poco de suero, con movimientos de dentro hacia afuera y usando una gasa para cada ojo.

Si ves cera en su oído, limpia sólo la parte de cera que veas en el exterior. Si ya para los adultos están desaconsejados los bastoncillos, para los bebés puede ser aún peor. Cabe el riesgo de empujar hacia adentro la cera en vez de sacarla.

Y lo mismo pasa con la nariz, si notamos que tiene moquitos o que no respira bien no uses bastoncillos. Tu bebé no saca los mocos voluntariamente, por eso se recomienda utilizar suero fisiológico o agua de mar en el modo menos agresivo posible. un chorrito o un par degotas serán suficientes para ir diluyendo el moco y que salga más fácilmente por la nariz. Si no, siempre quedarán los aspiradores nasales o las peras de toda la vida.

El pelo

En los primeros meses suele caerse gran parte del pelo de bebé, o debido a la postura, puede quedarse sin pelo por zonas. No es hasta los seis meses que empieza a salirle el pelo definitivo. Por eso no se suele recomendar cortar el pelo antes. Además, cortarlo no hará que el pelo salga más fuerte.

Para cortar el pelo a un bebé se deben utilizar tijeras con la punta redondeada. La cuchilla y la maquinilla están totalmente desaconsejadas porque pueden hacerle daño. Además, hay que conseguir que  esté tranquil@.

Las uñas

Muchos padres creen que no se pueden cortar hasta que los bebés tienen un mes. Lo cierto es que no hay una edad mínima para cortar las uñas de un bebé, pero sí existe esa recomendación, porque las tres primeras semanas aún son muy finas y están muy pegadas a la piel. Hay más riesgo de hacerle daño al cortarlas que dejándoselas así, aunque se pueda arañar. Además son muy quebradizas, y aunque se las iguales se le van a seguir rompiendo. A partir de la tercera semana de vida empiezan a ser más fuertes, de ahí la recomendación.

Cuando vayas a cortárselas, puedes hacerlo con una lima o con unas tijeras de punta redondeada. El mejor momento es cuando esté tranquil@ o dormid@, sujetando bien su mano para evitar movimientos bruscos.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies