La mayor parte de la vérnix que cubría la piel del bebé y el lanugo han desaparecido. Tu cuerpo sigue suministrando muchos nutrientes y anticuerpos al bebé a través de la placenta, que ayudarán al sistema inmunológico del bebé a luchar contra infecciones en los primeros 6-12 meses de vida.

Las contracciones de Braxton-Hicks pueden volverse más frecuentes. Comienzan a ser dolorosas y fuertes como las contracciones del parto real, pero no son regulares y no aumentan su intensidad.

Otra señal de parto es la ruptura de la bolsa de líquido amniótico, que puede ocurrir en cualquier momento. Cuando se rompe la bolsa, algunas mujeres sienten una pérdida grande y repentina de líquido, y otras, una pequeña pérdida continua. Muchas mujeres rompen la bolsa en el momento del parto. Si tienes contracciones regurales (2-4 minutos), hayas roto aguas o no, acude al médico.

Anterior: Semana 38 Siguiente: Semana 40

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies