¡Esta semana a tu bebé se le considera a término!

Al ser ya un bebé formado, lo único que hace es aumentar de altura y de peso para llegar en mejores condiciones, además de seguir recibiendo células inmunitarias de la madre.

Ha desarrollado suficiente coordinación como para poder coger algo con los dedos.

A partir de esta semana, puedes perder el tapón mucoso, que selló tu útero de infecciones y bacterias. A medida que el cuello uterino comienza a dilatarse en preparación para el parto, el cuerpo elimina el tapón. Pero puede perderse unas horas, días o semanas antes del parto y no es como romper aguas, que es signo de parto inminente. Yo en mi primer embarazo lo expulsé casi tres semanas antes de que mi hija naciera.

Como su nombre indica, es mucoso, grueso y amarillento, aunque podría estar mezclado con sangre. Una vez expulsado hay que extremar las precauciones para proteger al bebé: nada de sexo, ni baños…

Anterior: Semana 36 Siguiente: Semana 38

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies