Sus riñones están ahora completamente desarrollados y el hígado también está comenzando a funcionar. La mayoría de su desarrollo físico básico está ya completo. En las próximas semanas se dedicará a aumentar de peso.

A causa de su creciente tamaño, tu bebé está cada vez más apretado dentro del útero. Por lo tanto, los movimientos fetales disminuyen, pero suelen ser más fuertes y bruscos.

Anterior: Semana 34 Siguiente: Semana 36

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies