El bebé mide aproximadamente 46 centímetros y pesa alrededor de 2.200 gramos.

Sus huesos se han ido endureciendo. Su cráneo todavía no está completamente cerrado, para adaptarse con mayor facilidad al canal de parto en el momento de nacer. La ingesta de calcio es de suma importancia durante el embarazo, ya que el bebé extraerá calcio de la madre para formar y endurecer sus huesos.

El lanugo prácticamente ha desaparecido.

Anterior: Semana 33 Siguiente: Semana 35

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies