Ya puede girar la cabeza y ver, no sólo distinguir la luz de la oscuridad. Los pulmones están prácticamente formados. Sus riñones son completamente funcionales y eliminan ya más de medio litro de orina al día. También está tragando líquido amniótico, que se regenera completamente varias veces por día.

Es posible que las glándulas mamarias de tus pechos ya hayan comenzado a producir calostro. El calostro es la leche espesa y amarillenta que brinda calorías y nutrientes a tu bebé durante los primeros días de vida, antes de que suba tu leche, en el caso que vayas a amamantar a tu bebé.

Anterior: Semana 30 Siguiente: Semana 32

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies