El bebé ya tiene un aspecto similar al que tendrá al nacer, pero más delgado y más pequeño, aunque a partir de ahora acumulará más grasa y aumentará de peso considerablemente. La longitud desde la coronilla hasta el cóccix sería de unos 24 centímetros (alrededor de 36 centímetros en total), y el peso se sitúa cerca de alcanzar un kilogramo.

Los pulmones, el hígado y el sistema inmunológico todavía tienen que madurar, pero si el niño naciera ahora, seguramente tendría posibilidades de sobrevivir.

Anterior: Semana 26 Siguiente: Semana 28

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies