Los pulmones empiezan a producir surfactante pulmonar, una sustancia que hace que los alvéolos pulmonares no se peguen cuando exhalamos, que le permitiría a tu bebé respirar correctamente fuera del útero.

Tu bebé puede diferenciar cuando está boca abajo y cuando no mientras flota y realiza movimientos en el líquido amniótico, debido a que ha finalizado el desarrollo del oído interno, que es el encargado de controlar el equilibrio del cuerpo.

Anterior: Semana 23 Siguiente: Semana 25

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies