Bajo su piel empieza a formarse una capa de tejido graso que luego servirá para protegerle del frío. Las orejas llegan a su posición final y su oído está más desarrollado. Incluso puede llegar a moverse bruscamente si en el exterior hay sonidos fuertes.

Anterior: Semana 16 Siguiente: Semana 18

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies